26042019Vie
Última edición: Vie, 26 Abr 2019 10am

Visto lo visto en Cornellá el punto puede ser poco, pero un punto a estas alturas de la película liguera y tras haber vivido una auténtica pesadilla, puede considerarse un buen paso hacia el objetivo final.

El Celta de ‘A nosa Reconquista’ es otro Celta. El regreso de Iago Aspas y la necesidad de sumar puntos para huir de la zona de descenso han transformado al equipo. Desde que el club activó su particular campaña por la salvación antes de recibir al Villarreal, que coincidió con la vuelta del moañés, los de Fran Escribá han sumado 10 puntos, un bagaje que les sitúa como los quintos mejores de la Liga.

En los noticieros deportivos de todas las televisiones del país se pudo ver hace pocas fechas a un hombre hecho y derecho totalmente desconsolado en el banquillo del RC Celta.

San Iago, otra vez San Aspas, por supuesto, pero esta vez también Boufal, inmeso, y sobre todo Okya, un auténtico baluarte para mantener al Celta fuera del descenso. Y es que este equipo nada tiene que ver con aquel que vagó sin rumbo durante tres meses. Ganaron los vigueses ante un Girona que se mete de lleno en problemas.

No hay dos sin tres y es probable que de aquí a final de temporada todavía haya algún recibimiento más en Balaídos. Y es que la afición volvió a volcarse con el Celta y le ofreció una espectacular acogida ante del choque ante el Girona. Iago Aspas, de nuevo, el más ovacionado.

sucesos

vigo

patrimonio

fiesta