Imprimir esta página

Se enzarzan a golpes y escupitajos en Vigo por aparcar en carga y descarga

Un repartidor y un particular protagonizaron una pelea al estar este último estacionado en un lugar reservado. El primero fue trasladado al Álvaro Cunqueiro y el segundo acabó detenido

20 Mayo 2019 por
Valora este artículo
(0 votos)
La intervención corrió a cargo de la Policía Local. / Foto: Archivo La intervención corrió a cargo de la Policía Local. / Foto: Archivo

Un trabajador y un conductor particular protagonizaron en Vigo una pelea que acabó con el primero en el hospital y el segundo detenido por la Policía Local. Según ha informado este lunes el cuerpo municipal, los hechos tuvieron el pasado jueves por la mañana, cuando una unidad que patrullaba por la zona centro vio a un hombre sentado en la acera con la cara cubierta de sangre.

Los agentes procedieron a auxiliarle y a averiguar a qué se debían sus lesiones. En una primera observación, comprobaron que el individuo tenía el tabique nasal roto, por lo que llamaron a una ambulancia.

El sujeto les contó que es repartidor de periódicos y que mientras trabajaba se había acercado con su vehículo a una zona habilitada para carga y descarga pero ésta se encontraba ocupada por varios coches no autorizados. En un momento dado, se acercó al conductor de uno de ellos y le recriminó su actitud, lo que dio inicio a una discusión.

Según relató el herido, un vecino de Vigo de 57 años, la trifulca fue subiendo de tono y la otra persona le amenazó diciéndole que se iba “a ir calentito a casa”, ante lo cual él le escupió en la cara. Como respuesta, el propietario del coche le dio un puñetazo en la cara y se fue.

A la llegada de la ambulancia, los técnicos sanitarios certificaron la posible rotura del tabique y trasladaron al hombre al hospital Álvaro Cunqueiro. En ese momento, los agentes iniciaron una búsqueda del otro implicado en la pelea, que dio sus frutos después de tomar declaración a diferentes testigos.

Así, localizaron a un vecino de Vigo de 58 años que accedió a volver al lugar de los hechos. Allí reconoció a los agentes que había mantenido un encontronazo con el repartidor pero sostuvo que en primer lugar el trabajador le había llamado a él “viejo de mierda”, que luego le escupió en la cara y en la camisa y que finalmente le dio una bofetada. Por ello, alegó, le pegó un puñetazo en la nariz.

“Como quiera que las lesiones que había causado eran de mayor gravedad que las recibidas, los agentes procedieron a su detención por un delito de lesiones, instruyendo las correspondientes diligencias penales por estos hechos”, informa la Policía Local.