21112019Jue
Última edición: Jue, 21 Nov 2019 10am

una imagen de vigo

Recuerdo de un largo viaje

02 Octubre 2015 por
Valora este artículo
(1 Voto)

La estación marítima de Vigo encierra numerosas historias de grandes viajes, de grandes ilusiones y también de grandes fracasos, de viajes sin retorno.

En los años sesenta del pasado siglo XX todavía embarcaban emigrantes camino de una América lejana. El viaje duraba semanas y luego la comunicación se establecía por carta, que también tardaba en llegar semanas a su destino. La comunicación era epistolar y, por lo tanto, iba acompañada de un lento compás entre la ida y el retorno, con la incógnita de lo que estaba aconteciendo en la distancia, y, al mismo tiempo, con ilusión de recibir un sobre lleno de palabras y de historias que no siempre eran verdaderas, porque la suerte no acompañaba a todos por igual. La estación marítima de Vigo fue el testigo de numerosas partidas y de numerosas llegadas, con barcos tan legendarios como el Montserrat y el Begoña, en unos tiempos en los que internet todavía estaba por inventarse y en los que la aviación comercial no estaba al alcance de cualquiera. Ahora, esa histórica estación marítima es un importante enlace de gigantescos cruceros de recreo y ya nadie derrama lágrimas de congoja o de alegría como antaño. Muy pocas personas recuerdan todo aquello que parece haberse llevado la marea a las profundidades del olvido.

Julio Alonso

Articulista.

Inicia sesión para enviar comentarios

navidad

virales

comercio

  • Últimas noticias

  • Más leído