09122019Lun
Última edición: Dom, 08 Dic 2019 11pm

Una imagen de Vigo

Halloween

30 Octubre 2018 por
Valora este artículo
(0 votos)

La fiesta de Halloween es una celebración muy reciente en estas latitudes y, más concretamente, en la ciudad de Vigo, donde ahora incluso se decoran los escaparates con esqueletos y con motivos espectrales, como puede observarse en esta fotografía tomada en la Avenida das Camelias, en Vigo, en una academia de inglés: English Lab. Por mucho que sorprenda, el Halloween viene celebrándose aquí, en Vigo, desde hace sólo un par de décadas.

El auténtico Halloween sólo se celebraba en la Escola Rosalía de Castro, un colegio de Vigo que fue precursor e innovador en muchos aspectos educativos, tanto en Galicia como en España. Uno de esas innovaciones ha sido la enseñanza del idioma inglés desde las edades más tempranas con la ayuda de profesorado nativo, y con una continuidad en muchas áreas formativas a lo largo de toda la trayectoria escolar. Así, sus alumnos terminaban —-y siguen terminando—- el bachillerato hablando correctamente el inglés. Su fundadora, Antía Cal, siempre tuvo muy claros los aspectos de una enseñanza moderna de calidad y sin fronteras. Y puesto que muchas profesoras y profesores de la Escola Rosalía de Castro eran originarios de Inglaterra, el colegio celebraba el Halloween cuando aquí aún no lo celebraba nadie e incluso se desconocía la existencia de esa fiesta de origen anglosajón. Muchas personas vinculadas con el mencionado centro escolar todavía recuerdan las dificultades, en aquellas épocas, para encontrar una calabaza en el supermercado o en la tienda de la esquina. Luego ya fue popularizándose y hoy es un motivo de ingresos para muchos comercios y establecimientos hosteleros.

En honor a la verdad, también es preciso añadir que muchas personas mayores aún recuerdan que en los pueblos y en las aldeas de Galicia ya era una costumbre muy arraigada el vaciar las calabazas, hacerles unos huecos para los ojos y la boca, y ponerles una vela encendida en su interior; era una experiencia más vistosa que poco aterradora para los más pequeños, pero de muy agradable recuerdo para los que ya peinan canas.

Julio Alonso

Articulista.

Inicia sesión para enviar comentarios

medio ambiente

navidad

  • Últimas noticias

  • Más leído