15102019Mar
Última edición: Mar, 15 Oct 2019 3pm

Greenpeace también rechaza la construcción del túnel en la Porta do Sol

La organización ecologista alerta de su “impacto negativo” en la movilidad de Vigo y dice que Abel Caballero “tiene una idea desfasada del concepto ‘progreso’”

18 Septiembre 2019 por
Valora este artículo
(4 votos)
Infografía del proyecto para la Porta do Sol. / Fuente: Concello de Vigo Infografía del proyecto para la Porta do Sol. / Fuente: Concello de Vigo

La organización ecologista Greenpeace ha mostrado este miércoles su rechazo a la construcción del túnel en la Porta do Sol por los “graves impactos” que podría tener en el centro histórico de Vigo y en la movilidad de los ciudadanos. De esta manera, la ONG se une a algunos vecinos y comerciantes que han mostrado públicamente su oposición al proyecto de Abel Caballero, tal y como dejaron patente hace tres semanas con un acto de protesta en el Paseo de Alfonso XII.

Greenpeace lamenta que los planes del Concello pasen por “perpetuar el tráfico rodado en lugar de reducirlo” y que incluya 140 metros de rampa para conseguir apenas 200 metros de calle peatonal mediante una inversión de 17 millones de euros. Unas cifras, que en su opinión, deberían ser “suficientes” para replantearse la utilidad de un túnel que rompe con el consenso social de la peatonalización y la trama urbana del centro de la ciudad.

“Unas rampas que generan un ‘efecto barrera’ al no poder cruzarse transversalmente y que además suponen un foco de contaminación visual y acústica, debido a la reverberación del ruido de los coches en el interior del túnel”, explica la organización. Además del impacto en el entorno de la obra, los ecologistas advierten de que la construcción del túnel supone un incentivo directo al uso del coche para atravesar el centro.

Abel Caballero ha respondido a las críticas al proyecto afirmando que “el progreso en esta ciudad no lo detiene nadie”. Sin embargo, la ONG considera que el regidor vigués “tiene una idea desfasada del concepto ‘progreso’, más propia del desarrollismo de los años 60 que dedicó la mayoría del espacio público al tráfico”.

“El alcalde tiene una idea muy anticuada sobre el progreso. Hoy las ciudades líderes en movilidad centran sus esfuerzos en dar alternativas y reducir los coches, no en soterrarlos”, ha señalado Adrián Fernández, responsable de Movilidad de Greenpeace. “Invitamos a Abel Caballero a que se fije en el modelo de Pontevedra, una ciudad referente mundial que ha mejorado su centro urbano sin necesidad de túneles y, por tanto, sin malgastar fondos públicos para que los coches atraviesen el centro”, ha añadido Fernández.

Inicia sesión para enviar comentarios

vigo

economía

economía

  • Últimas noticias

  • Más leído