Imprimir esta página

La Zona Franca de Vigo contacta con empresas de Tianjin y Shanghái

La delegación viguesa ha visitado la fábrica de baterías Lishen y ha estudiado ejemplos de nueva arquitectura para centros de negocios

03 Noviembre 2018 por
Valora este artículo
(0 votos)
La delegación de la Zona Franca, durante la reunión mantenida con la empresa Lishen. / Foto: ZFV La delegación de la Zona Franca, durante la reunión mantenida con la empresa Lishen. / Foto: ZFV

En un apretado programa, y tras la cumbre de la WFZ en Zhuhai, la delegación de la Zona Franca de Vigo integrada por su delegado, David Regades; el director de Obras del Consorcio, José Ramón Torrres; y la directora de Promoción Económica, Rosa Eguizábal; se han desplazado a Tianjin en donde han visitado y mantenido una reunión con la dirección de la fábrica de baterías Lishen Power Battery System Co., Ltd. en la Binhai Hi-Tech Industry Development Zone.

Lishen Battery es una empresa de alta tecnología, fundada en 1997, líder en el desarrollo, fabricación y venta de baterías que ha cooperado con muchas empresas de clase mundial tales como Apple, Samsung, JAC, Hyundai o Zhongtong, entre otras.

Asimismo, y con el horizonte del concurso internacional de arquitectura del World Car Center, han visitado en Shanghái los nuevos centros de negocios que, además de espacios para oficinas, se han convertido de por sí en los principales iconos de arquitectura de esa ciudad como el "Jin Mao Building" que con sus 88 plantas fue hasta 2007 el edificio más alto de China y el quinto más alto del mundo y el distrito financiero de Lujiazui Area. "Creo que, como responsables públicos, es muy interesante estudiar in situ las fortalezas y debilidades del desarrollo chino que ha experimentado en la última década un brutal proceso de urbanización de sus ciudades" dijo Regades quien también visitó el Shanghai Urban Planning Exhibition Hall donde se muestra el logro del urbanismo y la construcción de la ciudad.

De esta experiencia el director de Obras valoró que después de transformar la ciudad de horizontal a vertical, de colonial a moderna, en Shanghái se esté apostando por la recuperación de los barrios antiguos con lo que se están poniendo en valor áreas históricas como la de Xintiandi, una zona de "shikumens" tradicionales de mediados del siglo XIX que han mantenido sus callejones estrechos y algunas casas adosadas que ahora funcionan como librerías, cafeterías, restaurantes y exclusivas tiendas: "Vemos que después de la apuesta por el edificio más alto y más espectacular, ahora se está abriendo paso una nueva conciencia en las entidades locales hecha de respeto por el medioambiente y por la calidad de las intervenciones".

Para Regades, en este viaje se han podido aprender nuevos conceptos de diseño y también se ha podido "conocer las experiencias en gestión de proyectos, tanto para poder crear marca con los edificios que la Zona Franca construya como para saber valorar mejor a los estudios de arquitectos que presenten sus proyectos a nuestros concursos".

Inicia sesión para enviar comentarios