26092018Mié
Última edición: Mar, 25 Sep 2018 8pm

Povisa empieza a aplicar una técnica pionera en Galicia contra cólicos salivales

El hospital vigués es el único de la comunidad que emplea la sialoendoscopia, un procedimiento quirúrgico mínimamente invasivo para atajar la obstrucción de los conductos salivales

13 Noviembre 2017 por
Valora este artículo
(1 Voto)
Aplicación de la sialoendoscopia. / Foto: Povisa Aplicación de la sialoendoscopia. / Foto: Povisa

El hospital vigués Povisa ha comenzado a utilizar la técnica de la sialoendoscopia, un procedimiento quirúrgico mínimamente invasivo y único en Galicia, para abordar la sialoadenitis obstructiva u obstrucción de las glándulas salivales, una patología que afecta al 1,2% de la población y que es más frecuente en hombres de entre 30 y 60 años.

En la mayoría de los casos, la sialoadenitis es producida por pequeños cálculos o piedras, resultado de la precipitación de los minerales presentes en la saliva, que impiden su salida. Puede llegar a producir inflamación, infecciones recurrentes y fuertes dolores. Además de los cálculos, puede producirse por estenosis o estrechamiento de los conductos excretores de saliva hacia la cavidad oral.

Esta patología necesita una tecnología específica, que Povisa ha adquirido, así como de una formación compleja y especializada que se lleva a cabo en pocos hospitales españoles. En el centro sanitario vigués, la aplicación de esta técnica es dirigida por Ana Eiroa Breijo, jefa de sección del Servicio de Otorrinolaringología y diplomada en la Universidad de la Sorbona en Paris con el doctor Phillipe Katz, quien describió esta técnica en 1990. El departamento de Katz en la Sorbona es en la actualidad el centro de referencia en dicha patología a nivel internacional.

La silaendoscopia permite realizar la intervención diagnóstica y terapéutica de forma ambulatoria y con anestesia local, evitando complicaciones y molestias derivadas de una cirugía abierta convencional. Consiste en dilatar el orificio excretor de la glándula afectada para posteriormente introducir, a través del conducto salival, de menos de dos milímetros, un endoscopio especialmente diseñado para abordar esta patología. Una vez localizado el cálculo, se extrae o se destruye con láser.

Esta técnica produce muchas menos molestias al paciente, que se recupera además de forma más rápida, y en principio la única limitación que tiene es el tamaño del cálculo, que ha de ser menor de 8 milímetros.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

PUBLICIDAD

vigo

comarcas

escapada

  • Últimas noticias

  • Más leído