16122018Dom
Última edición: Dom, 16 Dic 2018 9pm

tribuna libre

La soledad

19 Agosto 2015 por
Valora este artículo
(2023 votos)
Nuestra colaboradora I.G.P. escribe sobre la "soledad" al hilo del cuarenta aniversario de Charlize Theron. Nuestra colaboradora I.G.P. escribe sobre la "soledad" al hilo del cuarenta aniversario de Charlize Theron.

Hace unos días Charlize Theron cumplió 40 años. Fueron varias las crónicas de sociedad dedicadas a la efeméride, pero en una publicada en un diario español de tirada nacional se hacía hincapié en que, a su edad, la única faceta en la que no ha triunfado la actriz surafricana es en el amor.

Un comentario machista más entre los miles que se expresan a diario en la sociedad en la que vivimos, la misma que se educa a las generaciones que se están creciendo, y en la que la madre de Theron fue maltratada por el que fue su marido, a quien mató en defensa propia cuando intentaba agredirlas a ella y a su hija. Resulta que para mucha gente, muchísima más de la que pensamos, ser una mujer “completa” implica estar emparejada y, por supuesto, parir.

Charlize, aún encima de no tener pareja, no ha estado embarazada, ya que su hijo es adoptado. No sé cómo se levanta cada mañana y sale al mundo sin avergonzarse. Porque para ser una mujer “de verdad” hay que ir a comer el domingo a casa de los suegros, hay que recordarle a tu novio que se olvidó de comprar latas de zamburiñas cuando fue al súper, hay que compartir hipoteca, hay que casarse porque lleváis nueve años juntos y no sé a qué estáis esperando.

Hay que buscar a uno que tenga una posición económica desahogada para que los vecinos de tus padres den el visto bueno, hay que subirse a unos tacones de diez centímetros aunque él no se haya puesto una camisa desde que hizo la comunión, hay que llevar el pubis depilado integralmente porque en el porno que él consume está de moda esa estética, hay que estar en una forma óptima porque si no se fijará en otras más jóvenes porque todos sabemos que ellos no cumplen, rejuvenecen con el paso de los años.

Para ser una mujer “como debes” ponte en un escaparate, permite que te miren y que te juzguen, sé servicial y dócil, complace. Renuncia a tu carrera para que él triunfe en la suya, deja una relación sólo si tienes asegurada la siguiente, dedica tu vida a preocuparte por los demás, responsabilízate de tus hijos y luego de tus padres, da igual que tengas pareja o hermanos varones con quien compartirla, échatela toda a tu espalda. Luego, a los sesenta y pico, que el médico de cabecera te recete ansiolíticos y sigue tirando.

Para ser la mujer “que la mayoría espera” ni se te ocurra pararte a pensar qué quieres y qué no. No pases todo el tiempo que necesites sola, ni vivas sola, ni viajes sola, ni vayas a un concierto sola. No practiques sexo con quien te apetezca, ni te masturbes, ni le expliques a tu amante qué, cómo y cuándo lo quieres. Deja de estudiar y de leer hasta la extenuación.

Procura no pasarte de copas hasta las 8 de la mañana de un sábado cualquiera. No mandes a la mierda cuando creas oportuno, ni digas claro lo que opinas, ni contestes con un “a ti qué te importa” cuando te pregunten si quieres ser madre. Regala explicaciones.

Para ser una “mujer” no te conozcas a ti misma, espera a que venga un príncipe desteñido a rescatarte de tus inseguridades, escucha sin inmutarte “pues aún tienes buen cuerpo para tu edad”, dicho por el doble de David Gandy, por supuesto. Deja que tu pareja te recuerde que es más inteligente que tú porque hace veinte años estudió no sé qué cosa relacionada con informática, pero no tiene ni idea de quién fue Joseph L. Mankiewicz, ni leyó un libro de ensayo y los Reyes Católicos le suenan a personajes de "Juego de Tronos" porque él ve series, lo de ir al teatro ya lo lleva peor.

No te valores como ser individual, ni asumas que naces y mueres sola. Resulta que sólo cuando dedicas tiempo a formarte como persona y a pensar por ti misma logras relacionarte con los demás, sean de uno u otro género, de igual a igual. De esta forma, acabas por no permitir ni una sola gilipollez como la que se dice sobre Theron.

Parece que ella es de esta opinión porque las mismas crónicas cuentan que Sean Penn todavía espera una respuesta a su petición de perdón después de serle infiel. Igual es que ella ha decidido no malgastar su vida en aparentar y deja que las meadas fuera de tiesto de ese señor las limpien otros. O él mismo.

I.G.P.

La ignorancia es una enfermedad, pero se puede tratar. En ello estoy, además de trabajar en gestión cultural.

Twitter - I.G.P.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

tráfico

sucesos

tecnología

movilidad

sanidad

  • Últimas noticias

  • Más leído

Agenda

Sin eventos