11112019Lun
Última edición: Lun, 11 Nov 2019 7pm

Un año de cárcel para un vigués que tiró tres perros a un contenedor, uno de los cuales murió

El acusado no ha recurrido la pena, que también le impide tener animales a su cargo durante tres años

17 Octubre 2019 por
Valora este artículo
(2 votos)
La perra y los cachorros encontrados en la casa del sospechoso. / Foto: Policía Local La perra y los cachorros encontrados en la casa del sospechoso. / Foto: Policía Local

Un vigués de 49 años ha sido condenado a un año de prisión y tres años de privación del derecho a tener animales, así como el ejercicio de profesión u oficio relacionado con ellos, al considerarle culpable de un caso de maltrato animal que tuvo lugar en la ciudad el año pasado. Aquel día una vecina de Cabral descubrió en un contenedor a tres cachorros abandonados, uno de ellos muerto.

El responsable ha aceptado los términos de la sentencia y no la ha recurrido, por lo que pasa a ser firme. El juez ha entendido que los  hechos son constitutivos de un delito continuado de maltrato animal según los artículos 337.1 y 3 del Código Penal.

El suceso se remonta al 16 de agosto de 2018, cuando la Policía Local de Vigo consiguió rescatar a dos cachorros de perro recién nacidos después de que fueran tirados a un contenedor de basura. Un acto que provocó la muerte de un tercer can, que fue encontrado ya sin vida por los agentes que se hicieron cargo de la intervención. Los animales fueron hallados dentro de una bolsa llena de excrementos.

Efectivos de la Unidad Municipal de Intervención Rural (UMIR) se hicieron cargo de la investigación y, tras pasar el correspondiente aviso al lacero para que recogiese a los canes y los trasladase a la protectora de animales, iniciaron actuaciones para localizar al culpable.

Las gestiones dieron su fruto días después tras establecerse un perímetro de estudio y búsqueda de datos. Cerca del lugar donde se abandonaron los cachorros se localizó una vivienda cercana donde parecía haber perros. Los policías se entrevistaron con el residente de la casa, quien confirmó que efectivamente tenía varios canes, pero ninguna perra que hubiese parido recientemente. El sospechoso permitió a los agentes que inspeccionaran el lugar y mostró un can macho en la parte trasera de la casa.

No obstante, en otro lugar cerrado los miembros de la UMIR descubrieron una perra y dos cachorros de unos días de vida. Su color y tamaño se asemejaba a los encontrados en el contenedor. En un primer momento, el propietario negó haber arrojado a los animales al contenedor pero finalmente acabó reconociendo los hechos.

Inicia sesión para enviar comentarios

ponteareas

navidad

  • Últimas noticias

  • Más leído

Agenda

Sin eventos