09122019Lun
Última edición: Dom, 08 Dic 2019 11pm
David Lorenzo

David Lorenzo

Periodista. Redactor de vigoe.es. David Lorenzo en Twitter

Apenas 24 horas ha durado la posible solución para que Conxemar disponga en octubre de 2020 de los 5.000 metros cuadrados adicionales que necesita para poder competir con la feria Seafood y evitar así una posible fuga de clientes y expositores. A pesar de la decidida apuesta del Concello de Vigo y la Xunta de Galicia por afrontar esa mejora, las formas han distanciado a las dos administraciones.

Según anunció Abel Caballero cuando empezó el montaje del alumbrado navideño de este año, el número de calles iluminadas en Vigo pasaría de 307 a 334. Un incremento de 27 calles, aunque el Concello nunca llegó a desvelar de qué calles se trataba, a pesar de que la prensa preguntó por ello. Ahora se ha hecho público ese listado, que ha revelado que el Ayuntamiento cuenta vías varias veces o añade algunas que ya tenían luces.

La Junta Directiva de Conxemar ya tiene sobre la mesa alternativas para diseñar un ‘plan B’ y organizar la feria de 2020 fuera de Vigo si la deseada ampliación del Ifevi no llega a tiempo. Así lo ha confirmado el presidente de este salón empresarial, José Luis Freire, que se ha reunido este martes con el alcalde, Abel Caballero, y el gerente del recinto ferial, Arsenio Prieto, para hacer un seguimiento técnico a ese proyecto de aumentar el espacio existente.

Los anuncios adelantados mediante declaraciones por Abel Caballero, avisando de que las obras en Vigo tendrían que paralizarse durante varias semanas para no afectar al desarrollo de la Navidad, ya tienen amparo legal y oficial. El Concello de Vigo ha emitido un bando mediante el cual formaliza esa prohibición de que los múltiples trabajos que se desarrollan en distintas calles de la ciudad sigan en las semanas previas y los días posteriores a las fiestas.

El Concello de Vigo ha accedido a atender las peticiones de numerosos usuarios del servicio de cuidadores de barrio, que en las últimas semanas hicieron ver su descontento por la interrupción del programa de 2019, que se deja de prestar en octubre como sucede cada año durante tres meses. El motivo era el sistema administrativo y de contratación, que hacía que se parara durante un tiempo ante el riesgo de que los trabajadores tuvieran que ser asimilados por el Ayuntamiento como personal propio.

medio ambiente

navidad