15102019Mar
Última edición: Mar, 15 Oct 2019 7pm

Hasta que el Sevilla nos separe

Publicado en Opinión
28 Enero 2019

Los que no tenemos un armario muy amplio -y sí, tendemos al desaliño- utilizamos el mismo traje para asistir a bodas que para llorar en funerales. Y si los divorcios se celebraran con algún tipo de acto litúrgico, también acudiríamos a ellos con este uniforme oficial. Por tanto, esa americana y esa corbata, que solo desechamos cuando la moda les ha dado irremediablemente la espalda, son un símbolo de lo solemne, de la ilusión de un comienzo, pero también de la tragedia de un final. Quizá por ello no puedo evitar sentir cierta angustia cuando me enfundo el traje, aunque sea para festejar el enlace de la que parece la pareja más feliz del universo.

El desencanto

Publicado en Celta
09 Marzo 2018

Cuando nos hacemos mayores -viejos- tendemos a idealizar el pasado, renegar del presente y temer al futuro. "Ya no se hace música como la que se hacía cuando yo era joven", "la juventud de ahora nos va a llevar al desastre". Seguro que han escuchado algunas de estas frases, u otras similares, en boca de algún señor desencantado -sí, de señores, porque los señores suelen ser más melancólicamente quejicas que las señoras-. ¿Pero es el mundo el que ha cambiado o hemos cambiado nosotros? Existen razones objetivas para pensar que todo se va al garete: vivimos peor que hace quince años. Sin embargo, estos razonamientos catastrofistas no son exclusivos de esta época extraña y desalentadora. Los padres siempre han mirado con condescendencia y recelo a la generación de sus hijos. Edipo es un cabrón.

El Celta despidió la Liga con un empate y con un gol con una dedicatoria muy especial. Y es que Iago Aspas tras marcar su tanto de penalti se fue corriendo hacia el banquillo para celebrarlo con Eduardo Berizzo, en el que era el último partido del técnico argentino en el banquillo celeste. La Real empató a diez minutos para el final, Hjulsager, con un auténtico golazo, hizo el 2-1 y Juanmi marcó el 2-2 en el descanso. Tras el encuentro, el público y los jugadores le brindaron un emotivo homenaje a Berizzo.

En las últimas semanas de la temporada 2013/14, el Celta se encontró con un serio problema. Su entrenador, Luis Enrique Martínez, fue el elegido para sentarse en el banquillo del Barcelona y parecía que un proyecto que apuntaba alto se desmoronaba. El club buscó un recambio de garantías y tras barajar el nombre de varios técnicos se optó por un viejo conocido que no contaba con experiencia en Europa: Eduardo Berizzo, al que ya se le empieza a añorar en Vigo.

El Celta honró al fútbol este miércoles en Balaídos al plantarle cara al Real Madrid y jugarle de tú a tú. Pero los celestes acabaron encajando una injusta goleada debido a la inspiración de Cristiano Ronaldo y a la bochornosa actuación del colegiado Martínez Munuera. Los blancos, con este triunfo tan abultado, prácticamente sentencia la Liga.

vigo

economía

economía