14122019Sáb
Última edición: Vie, 13 Dic 2019 8pm

Terminó la cuenta atrás. A las 20.30 horas de este sábado 23 de noviembre el reloj de la Porta do Sol llego a cero y Vigo se iluminó. Sus 334 calles, sus 2.700 arcos de luz y, en definitiva, sus diez millones de luces LED se activaron para irradiar la ilusión de la Navidad a los vigueses y los miles de visitantes que se esperan de aquí al 11 de enero.

Con cierta pena y dolor pero sabiendo que es lo mejor para él, los integrantes de la protectora Bai Senpulgas se han tenido que despedir de Olaf, el gato quemado vivo en Baiona. Ante la necesidad de que una clínica con más medios le pueda atender ahora que su recuperación entra en una fase complicada, el animal viajó este miércoles desde Peinador para ingresar en el hospital veterinario Valencia Sur, donde será asistido a partir de ahora.

Olaf es un gato que apareció en muy mal estado el pasado 5 de febrero en Baiona después de que alguien lo quemara vivo. A pesar de semejante atrocidad el animal sobrevivió y ahora está siendo cuidado por la protectora de animales Bai Senpulgas, que trabaja duramente en su recuperación. Este colectivo, la asociación animalista Libera y la fundación Franz Weber han ofrecido una recompensa de 1.000 euros para poder cazar al responsable de lo sucedido. Así lo han publicado en sus perfiles de Facebook junto a una imagen de Olaf, nombre con el que la protectora ha bautizado al felino. Prometen dicha cantidad de dinero a cambio de “datos o información que permitan identificar” a la persona que quemó al gato.

medio ambiente

marítima

navidad