15102019Mar
Última edición: Mar, 15 Oct 2019 3pm

"Por todo un poco, hemos sufrido muchísimo, yo también, Mi familia sabe todo lo que he aguantando estos tres meses sin poder ayudar a mis compañeros", señaló Iago al ser preguntado si lloraba por felicidad o por dolor.

Otra vez Iago, otra vez Aspas, otra vez el futbolista de Moaña salió al rescate de su equipo del alma, del club en el que nació y creció. Esta vez, y ya son tres, salvó al Celta de una derrota que casi lo condenaba al descenso.

La ocasión era especial y las dosis de motivación circularon en todas las direcciones en las horas previas al trascendental duelo entre el Celta y el Villarreal. Los jugadores pudieron ver los mensajes que los aficionados les hicieron llegar durante a semana.

Desde las clásicas bufandas a los típicos ajos, pasando por velas, amuletos chinos, el Cristo de la Victoria e incluso una botella de Estrella Galicia.

En volandas. Así llegó el Celta esta tarde al estadio de Balaídos tras ser recibido por miles de aficionados que se concentraron en los alrededores del estadio ante el trascendental partido ante el Villarreal.

vigo

economía

economía