19062019Mié
Última edición: Mié, 19 Jun 2019 8pm

El Celta seguirá un año más en la máxima categoría del fútbol español. Lo hará después de una temporada para olvidar en la que Iago Aspas salvó al club del infierno. El último partido en Balaídos se convirtió en otro quiero y no puedo, con nervios y errores en todas las líneas, pero sobre todo con silbidos de Balaídos al equipo.

Iago Aspas se convirtió este sábado en el primer futbolista español que gana tres veces, de forma consecutiva, el Trofeo Zarra, premio que se otorga al máximo goleador español en Primera División. A pesar del trofeo, el empate ante el Rayo le dejó un mal sabor de boca.

El Celta tiene la permanencia virtualmente ganada pese a completar un partido horrible en San Mamés. La victoria del Levante deja al Girona prácticamente descendido. Los vigueses estarían salvados aun perdiendo con el Rayo en la última jornada gracias al gol-average.

Cuatro partidos sin ganar y tres derrotas consecutivas. Este es el preocupante balance en las últimas jornadas del Celta, que en Vallecas volvió a ofrecer un recital de errores defensivos. Encajó gol muy pronto, pero logró remontar en dos acciones puntuales. Fue ahí cuando empezó el desastre. El Rayo abusó de una zaga totalmente desnortada y logró empatar el partido. En la segunda parte, a pesar de una ligera mejoría, el conjunto local volvió a aprovecharse de las facilidades célticas para decantar el partido de su lado. Tras esta derrota, el descenso está ya solo a dos puntos.

El matrimonio entre el fútbol y los fines de semana hace tiempo que se rompió y el Celta esta temporada lo está padeciendo más que nunca. De los 16 partidos de Liga disputados hasta el momento, ha jugado siete entre semana. Y por si fuera poco, 2019 comenzará con doble ración.

san juan

obras

serie

sucesos