22092019Dom
Última edición: Sáb, 21 Sep 2019 9pm

La retirada de la cubierta de Río inicia su cuenta atrás. Tal y como informó VIGOÉ la semana pasada, la extracción del techo de esta grada de Balaídos comenzará a realizarse este miércoles. Para ello, es necesario restringir la circulación en los aledaños, por lo que los operarios han cortado el tráfico en los dos carriles que tiene la Avenida de Citroën en dirección a San Andrés de Comesaña. El único tramo afectado es el que discurre en paralelo al estadio.

Con los cimientos casi desnudos, la grada de Río afronta en los próximos días una etapa clave en su reforma: la retirada de la cubierta. Se trata de un trabajo que dejará atrás uno de los principales vestigios del viejo Balaídos. Después de extraer paso a paso las principales chapas de la zona exterior toca abordar la parte superior, la que más problemas ha dado a los aficionados con las goteras y la uralita levantada por el viento.

“Últimamente, el alcalde está muy bromista. Pero más que al Guggenheim, el proyecto de reforma del estadio de Balaídos se parece a la torre de Pisa, por aquello de que iba a ser su proyecto estrella y le está saliendo todo bastante torcido”, apuntó este martes el concejal popular Miguel Fidalgo tras lamentar que el alcalde "se esté tomando a broma la situación que atraviesa el Celta y la reforma del estadio de Balaídos".

El alcalde de Vigo, Abel Caballero, ha asegurado este lunes que la grada de Río estará en funcionamiento para el primer partido de liga, aunque los aficionados que acudan a esta bancada no podrán contar con la cubierta, que no terminará de instalarse hasta octubre. De manera, tal y como sucedió la temporada pasada en Tribuna, los seguidores del Celta se arriesgarán a mojarse en caso de lluvia, algo que ya indignó en su día a los socios.

El Instituto Universitario de Microgravidade de la Universidad Politécnica de Madrid inició este martes los ensayos en el túnel aerodinámico para poner a prueba el proyecto de reforma de la nueva cubierta de la grada de Río del estadio de Balaídos.

movilidad

navidad

navidad 2019