17092019Mar
Última edición: Mar, 17 Sep 2019 6pm

La Federación de Peñas del Celta ha descartado esperar al final de la presente temporada para empezar la reforma de Marcador tal y como planteaba el alcalde de Vigo, Abel Caballero, que pidió a los seguidores celestes que eligieran entre esta posibilidad y la de iniciar la demolición de la grada en marzo.

La grada de Río Bajo volverá a estar en obras el próximo verano para subsanar las deficiencias surgidas tras la instalación de las butacas de esta grada de Balaídos, que se empezó a ejecutar al término de la pasada temporada. La falta de espacio entre filas generó una gran polémica entre el Celta y el Concello de Vigo y también fue puesta de relieve por los aficionados, a los que el Ayuntamiento acabó sondeando.

El Concello de Vigo ha propuesto a la Federación de Peñas del Celta suprimir entre 500 y 600 butacas de la grada de Río Bajo para ganar espacio entre filas y que los aficionados puedan estar más cómodos mientras presencian los partidos. Así se lo ha trasladado este jueves el alcalde, Abel Caballero, a representantes del celtismo, con quienes se ha reunido en su despacho de la Praza do Rei.

Después de la visita que el Celta organizó con las peñas para que comprobaran en primera persona la falta de espacio en las nuevas butacas de Río Bajo, el Concello de Vigo convocó este martes a los aficionados a su particular jornada de puertas abiertas. Representantes de más de una docena de colectivos acudieron a Balaídos, donde les esperaban el concejal de Deportes, Manel Fernández, y técnicos de la obra.

El Celta emitió anoche un comunicado para informar a sus abonados de que las gradas de Río Alto y Río Bajo permanecerán cerradas durante el Memorial Quinocho que se disputará el 10 de agosto en Balaídos contra la Lazio. El club ha responsabilidad de ello al Concello de Vigo, que debe acometer la reparación de las deficiencias existentes en las nuevas butacas de Río Bajo.

movilidad

marítima

semana europea de la movilidad