23082019Vie
Última edición: Vie, 23 Ago 2019 8pm

Los vecinos de Pi i Margall y Camelias tendrán ascensor urbano el próximo otoño. Será un elevador diseñado y construido en Vigo especialmente para el lugar en el que se instalará. Podrá transportar a 25 personas en cada viaje (hasta 1.700 pasajeros a la hora) y por la noche quedará inactivo.

La construcción del elevador que unirá las calles Pi i Margall y Camelias, a través de Juan Ramón Jiménez, están dando más problemas de los previstos inicialmente. Las obras han provocado un desplazamiento del terreno en la parte superior e impiden la actividad diaria de la iglesia evangélica.

El objetivo es que esté abierto el próximo verano y las obras han comenzado ya para que los plazos se cumplan sin dilaciones. El ascensor de la calle Camelias, segunda actuación del proyecto Vigo Vertical tras la inauguración hacen tan solo unas semanas de las escaleras mecánicas de Porta do Sol, se abre camino en el talud de las calles Menéndez Pelayo y Juan Ramón Jiménez.

Ascensor en Menéndez Pelayo

Publicado en Más Vigo
29 Enero 2015

La necesidad de una escalera —-o un ascensor—- que comunique la calle Menéndez Pelayo y la avenida de las Camelias es evidente, y el proyecto ya viene de lejos. Siendo Manuel Pérez alcalde de Vigo se llegó a colocar la primer piedra en un acto acompañado por gaitas y tambores, pero de aquel acontecimiento, al cabo de tantos años de olvido, sólo queda la primera piedra. Ahora, el Concello de Vigo actual ha retomado el tema para satisfacción del vecindario y de los futuros usuarios.

El proyecto incluso es más ambicioso que antaño y contempla un ascensor para salvar el gran desnivel del terraplén donde estará ubicado, un lugar que parece un auténtico estercolero lleno de malas hierbas y de ratas, según cuentan algunos vecinos. Téngase en cuenta que en la calle paralela a Menéndez Pelayo, en la calle Pi i Margall, y en linea con el lugar donde irá colocado el ascensor, existe un club de jubilados.

El sistema de acceso mediante el ascensor facilitará el desplazamiento de los usuarios del club. Asimismo, el ascensor le dará vida a una calle Menéndez Pelayo totalmente humanizada, pero con numerosos locales vacíos a la espera de nuevos negocios, igual que ocurre en la avenida de las Camelias, donde es más fácil contar los locales ocupados que los que están vacíos. El ascensor será, en definitiva y sin duda alguna, bienvenido por todos los vigueses, además de constituir un elemento dinamizador de la economía de una zona. Una buena iniciativa municipal que merece ser reconocida y aplaudida.

La junta de gobierno local del Concello de Vigo aprobó este martes el último trámite administrativo para la construcción del elevador que unirá Pi i Margall y Camelias a través de la calle Juan Ramón Jiménez. El ascensor salvará un desnivel de 20 metros y evitará que los peatones tengan que dar una vuelta de casi un kilómetro.

sucesos

navidad 2019

transporte

celta

patrimonio de la humanidad