18112019Lun
Última edición: Lun, 18 Nov 2019 7pm

El Celta se encuentra a solo cuatro puntos de Europa, pero parece que ha cundido el pesimismo entre un sector de la afición. Los pitos han dejado de ser una anécdota y tras el empate ante el Málaga, Hugo Mallo respondió a estás críticas de un modo contundente al señalar que "los silbidos me tocan los huevos". Pues bien, los peñistas celestes comprenden al capitán, aunque algunos no comparten sus formas, y consideran que la hinchada celeste se ha acomodado y ha olvidado el pasado del club.

La ansiada grada de animación de Balaídos ha nacido rodeada de polémica. Después de que el Celta informara de forma interna a las peñas de los requisitos necesarios para poder formar parte de ella, los distintos colectivos de seguidores comenzaron a mostrar su oposición a muchas de las condiciones. La restricción de edad, las posibles represalias o los mínimos de asistencia no fueron del agrado de muchos.

Una de las grandes demandas que ha solicitado el celtismo es los últimos tiempos va camino de hacerse realidad. El club ha puesto en marcha la creación de una grada de animación que lidere los cánticos del estadio y actúe como motor del factor ambiental de Balaídos.

Este sábado se está celebrando en el hotel Coia la tradicional cena de las peñas del Celta de final de temporada. A ella ha acudido el alcalde Abel Caballero, pero no el presidente Carlos Mouriño, como suele ser habitual que haga. El máximo representante del club celeste en el acto fue el vicepresidente Ricardo Barros, que en su discurso no hizo referencias a la marcha de Eduardo Berizzo.

El Celta se prepara para vivir un día grande el jueves. Tras el 3-2 cosechado en la ida, espera sellar su pase a semifinales de Liga Europa en Genk en un encuentro en el que contará con el respaldo de su afición. Más de 500 seguidores célticos se desplazarán hasta Bélgica para ayudar a su equipo a romper su techo europeo.

navidad

vigo

mar