24032019Dom
Última edición: Dom, 24 Mar 2019 11am

La previa del importante partido que afronta el Celta este sábado contra el Sevilla no comienza únicamente unos minutos antes. Ni siquiera con dos horas de antelación con el ‘bufandeo’ ya anunciado. Arrancará a las 17.00 horas con un recorrido especial que las peñas harán por Vigo para caldear el ambiente en la ciudad con motivo de ese trascendental encuentro, que puede sacar al equipo vigués de los puestos de descenso.

El celtismo esperaba con ansia los horarios de la vigésimo primera jornada de Liga. El Celta juega en Valladolid, el desplazamiento más cercano de esta temporada, y el conjunto de la afición tenía ese fin de semana marcado en rojo en el calendario. Muchos se temían que se fijase el partido el lunes, echando por tierra sus ilusiones. Pero finalmente La Liga lo ha programado para el domingo 27 de enero a las 12.00 horas.

Los aficionados del Celta están “hartos”. La gota que ha colmado el vaso ha sido el aviso de que las pancartas de las peñas que apoyan al equipo en Balaídos no pueden tapar la publicidad existente, tal y como marca el protocolo aprobado este verano por La Liga. Hasta el momento se estaba haciendo la vista gorda, pero en las últimas fechas se ha adviertido a los seguidores celestes de que deben cumplir con este hecho y, como mínimo, tener cuidado a la hora de mostrar sus enseñas.

As peñas de Marcador uníronse este domingo para escribir un comunicado no que trasladan ao groso da afección do Celta o seu malestar pola nova normativa que obriga á retirada das súas pancartas.

El Celta se encuentra a solo cuatro puntos de Europa, pero parece que ha cundido el pesimismo entre un sector de la afición. Los pitos han dejado de ser una anécdota y tras el empate ante el Málaga, Hugo Mallo respondió a estás críticas de un modo contundente al señalar que "los silbidos me tocan los huevos". Pues bien, los peñistas celestes comprenden al capitán, aunque algunos no comparten sus formas, y consideran que la hinchada celeste se ha acomodado y ha olvidado el pasado del club.

medio ambiente

sanidad

música