15112019Vie
Última edición: Vie, 15 Nov 2019 2pm

Abel Caballero sigue sin hacer pública su decisión sobre el inicio de las obras de reforma de la grada de Marcador, en Balaídos. En su día pidió la opinión de las peñas para retrasar los trabajos a marzo o mayo, a su elección. Los aficionados le respondieron de forma tajante: tienen que comenzar “de inmediato”. Ahora el alcalde de Vigo guarda silencio al respecto a pesar de ser preguntado por ello por los periodistas.

Mutismo absoluto. Esa ha sido la reacción de Abel Caballero este miércoles tras las duras declaraciones formuladas este martes por el presidente del Celta, Carlos Mouriño, que acusó al alcalde de Vigo de mentirles reiteradamente con todo lo relacionado con las reforma del estadio de Balaídos. Además, el propietario del club avisó de que las obras podían acabar en el juzgado por un posible incumplimiento del convenio de concesión.

La Federación de Peñas del Celta ha descartado esperar al final de la presente temporada para empezar la reforma de Marcador tal y como planteaba el alcalde de Vigo, Abel Caballero, que pidió a los seguidores celestes que eligieran entre esta posibilidad y la de iniciar la demolición de la grada en marzo.

La grada de Río Bajo volverá a estar en obras el próximo verano para subsanar las deficiencias surgidas tras la instalación de las butacas de esta grada de Balaídos, que se empezó a ejecutar al término de la pasada temporada. La falta de espacio entre filas generó una gran polémica entre el Celta y el Concello de Vigo y también fue puesta de relieve por los aficionados, a los que el Ayuntamiento acabó sondeando.

Abel Caballero ha intentado este viernes matizar sus declaraciones sobre la reforma de la grada de Marcador y el planteamiento de retrasar el inicio de la reforma al término de la presente temporada. El alcalde de Vigo ha sostenido que no propone aplazar ese inicio sino que se ha limitado a consultar si la afición quiere posponerlo.

vigo

navidad

sucesos