07122019Sáb
Última edición: Sáb, 07 Dic 2019 7pm

La tensión en la rotonda de Coia continúa en aumento y todo apunta a que irá a más en las próximas semanas.

Vigo volvió a vivir un pleno municipal como los de antes. Gritos, protestas, interrupciones, enfrentamientos entre el público y discursos cargados de contenido político. El motivo, la instalación del pesquero "Bernardo Alfageme" en la rotonda de Coia y la moción presentada por el BNG para que repongan los jardines en la glorieta. Un grupo de vecinos acudió a la sesión plenaria y obligó a parar el debate durante unos quince minutos, pero otro grupo favorable a la actuación municipal también levantó.

Al final, entre el griterío, el PP y el Bloque votaron en contra de colocar el barco en Coia y el alcalde, Abel Caballero, intervino para dar su opinión. Acusó a la CIG de estar detrás de la movilización, lo que ha provocado que el sindicato amenace con iniciar acciones legales, y le espetó al BNG que los ciudadanos los castigarían en las urnas y se quedarían fuera de la próxima Corporación municipal.

A continuación, os dejamos los vídeos en los que se pueden ver las protestas, las quejas de Carmela Silva y el discurso de Caballero.

 

 

Encallado en la rotonda de Coia

Publicado en Opinión
21 Diciembre 2014

Las rotondas son para lo que son: para regular el tráfico, no son reguladores del ego, ni generadoras de conflictos. Recurrente es estos días hablar del tema de la rotonda de Coia frente a Alcampo, en la que nuestro alcalde pretende instalar el buque pesquero Bernardo Alfageme que la ciudad en el año 2005 rescató del desguace para convertirlo en símbolo tradicional de una industria tan fundamental desde la época romana, desde el Vicus (o Búrbida recientemente) como es la pesquera.

La parroquia viguesa del Rocío, en el barrio de Coia, tendrá en el primer semestre de 2015 una nueva residencia geriátrica con 74 plazas. Se trata de las instalaciones que está levantando la Fundación San Rosendo en la calle Vilagarcía, justo detrás del edificio parroquial, para dar cabida a "familias necesitadas" de una de las zonas más populosas de la ciudad.

La política municipal es sumamente ingrata, ya que como mucho dejará para el recuerdo tu nombre en una calle o en un pabellón. No se nos puede escapar, y debemos ser compasivos con ellos, que muchos políticos se ven relegados a esta política doméstica y que en vez de amoldarse se dedican a pensar en mayúsculas muy por encima, no se sus posibilidades que seguro que son muchas, de las necesidades prácticas de sus municipios.

medio ambiente

navidad