22072019Lun
Última edición: Lun, 22 Jul 2019 2pm

Las obras de Balaídos llevan tiempo siendo un quebradero de cabeza para el Celta y sus seguidores. Y prometen seguir siéndolo. El presidente del club vigués, Carlos Mouriño, ha advertido este viernes a los aficionados, y en especial a sus socios, que la reubicación de los espectadores de Marcador, que se prevé demoler en otoño, será “tremenda”.

Cuando el Concello de Vigo presentaba el pasado mes de febrero el proyecto de reforma de las gradas de Gol y Marcador, además de la construcción del nuevo aparcamiento, fijaba el inicio de las obras en el último trimestre del año “si no hay zancadillas”. Se refería Abel Caballero al informe de Augas de Galicia dando su visto bueno a la obra, necesario ante la cercanía del río Lagares.

Dentro de su vorágine de negocio y cifras millonarias, el fútbol también tiene cabida para pequeños grandes gestos y bonitas historias. La que acaban de protagonizar la UD Alhama y el RC Celta es una de ellas. Este modesto club de Aragón, que milita en la segunda regional, lanzó la semana pasada una curiosa petición al club vigués: disponer de 130 de los asientos que se han empezado a retirar de Río Bajo dentro de las obras de reforma de Balaídos.

Tras cuatro temporadas sufriendo una alarmante caída libre, la asistencia a Balaídos en la Liga ha puesto fin a su tendencia bajista. Lo ha hecho sin duda gracias al empuje protagonizado por la afición en la recta final de la temporada y a las iniciativas del club para intentar llenar el campo, en el marco de la campaña ‘A Nosa Reconquista’, ante la acuciante situación del equipo.

El presidente del Celta, Carlos Mouriño, lanzó este domingo un mensaje a la afición a través de los canales sociales del club. El dirigente céltico insistió en que la prioridad es mantenerse en Primera División y destacó que el equipo vigués es uno de los pocos que ha logrado estar en la máxima categoría durante ocho años consecutivos.

vigo en festas 2019

vigo