25052019Sáb
Última edición: Sáb, 25 May 2019 9am

celta - girona

Boufal se une a la fiesta de Aspas para dar una zancada hacia la salvación

Un gol del marroquí y otro del moañés valen una victoria ante el Girona fundamental para la permanencia

20 Abril 2019 por
Valora este artículo
(0 votos)
Aspas, Maxi y Boufal. / Foto: La Liga Aspas, Maxi y Boufal. / Foto: La Liga

San Iago, otra vez San Aspas, por supuesto, pero esta vez también Boufal, inmeso, y sobre todo Okya, un auténtico baluarte para mantener al Celta fuera del descenso. Y es que este equipo nada tiene que ver con aquel que vagó sin rumbo durante tres meses. Ganaron los vigueses ante un Girona que se mete de lleno en problemas.

Y es que el futbolista moañés no solo es buenísimo, sino que también hace mejor a sus compañeros. Que se lo digan a Boufal. El marroquí asistió a Aspas para abrir el marcador y se sacó de la chistera, cuando peor pintaba, un golazo de bandera.

Todavía queda camino, mucho, pero las cosas pintan muy diferentes desde el regreso de Iago. Tres victorias y un empate en cinco partido, diez puntos que han devuelta a la vida a un equipo que olía a Segunda. En este renacimiento celeste, también es de destacar la mejoría de Okay, un auténtico muro en el centro del campo.

El primer lanzamiento del partido llegó desde las botas de Boufal tras una buena jugada elaborada por todo el frente del ataque celeste. El esquema estaba claro en ambos bandos. Los visitantes esperaron atrás, se dejaron dominar para salir con velocidad para buscar a Stuani o Portu.

La posición de Brais fue ocupada de nuevo por Boudebouz y Aspas regresó al once tras cumplir su partido de sanción en el Wanda Metropolitano. En la medular Okay volvió a imponer su bastón de mando. Un balón recuperado por el turco estuvo a punto de convertirse en el primer gol, pero Bono sacó un disparo de Boudebouz. En ese córner, otra vez el portero visitante salvó a su equipo después de un excelente regate de Maxi en el área chica.

Mandó el Celta sin apenas oposición del Girona, bien agazapado, pero los vigueses solo encontraron el camino por la derecha. Las acometidas de Olaza o Boufal por la banda contraria pocas veces encontraron la meta.

Y de nuevo en una combinación entre Aspas y Boudebouz llegó una ocasión que no suele fallar Maxi, pero su remate de cabeza se marchó rozando el palo. Curiosamente, la primera llegada por la izquierda fue la buena.

La posesión más larga del Girona acabó en una contra en la que Boufal pisó la línea de fondo para dar atrás y permitir que Aspas marcase a placer. La excelente finalización no desmerece el inicio de la jugada por parte de Boudebouz y Okay lanzando al equipo con claridad e inmejorable visión de juego.

Ahí flaqueó el conjunto catalán. Su fortaleza se vino abajo, el Celta ganó tranquilidad y comenzó a llegar por donde y cuando quiso, ahora sí con Lucas Olaza convertido en extremo.

Eusebio se la jugó en el descanso, retiró a Roberts y Aleix por Juanpe y Borja García. Y no le puso salir mejor al Girona. Gol de Portu después de cinco eternos minutos esperando por el VAR.

Minuto 52 y otra vez a empezar. Ni se había aproximado el equipo visitante a Rubén Blanco, de hecho, en el gol ni entra en el área, pero el empate subía al marcador.

Le costo recuperarse al Celta, el golpe fuero. Volvió a insistir por la izquierda y dos centros de Olaza a punto estuvieron de tener premio con remates de Maxi y Aspas. Y en esa situación se desesperaba la bancada de Balaídos cuando apareció el genio que guarda Boufal en su lámpara.

Otra recuperación de Okay – incontables – y un pase a la banda para que Boufal recortase a Porro en el pico del área sacándose una rosca deliciosa al palo largo de Bono. Inalcanzable. Estratosférico. Y otra vez por delante. Ahora había que matar el partido, no podía quedar otra vez la puerta de la remontada abierta.

Y el primero que tuvo la ocasión fue Boudebouz, con una cabalgada interminable a la que respondió el cancerbero catalán con la yema de los dedos, lo justo para evitar el tanto. Todavía hubo que sufrir, sobre todo tras la interminable prolongación. Ahora, a pensar en el Espanyol, este mismo miércoles en Barcelona, donde el Celta podría dar un paso casi definitivo.

Celta: Rubén; Mallo, Cabral, Araújo, Olaza; Okay, Lobotka, Boudebouz (min. 87, Jozabed), Boufal (min. 79, Huljsager); Iago Aspas (min. 89, David Costas) y Maxi.
Girona: Bono; Pedro Porro, Bernardo, Alcalá, Raúl Carnero (min. 84, Soni); Douglas, Roberts (min. 46, Juanpe), Aleix García (min. 46, Borja García), Pere Pons; Portu y Stuani.
Goles: 1-0; min. 33: Jugada de contragolpe del Celta dirigida por Okay y Aspas que acaba con un centro al área para que el de Moaña fusile a Bono: 1-1, min. 47: Portu, de disparo desde fuera del área; 2-1, min. 69: Boufal, de tiro cruzado imparable.
Árbitro: Del Cerro Grande. Mostró cartulinas amarillas a Okay, Boufal, Douglas .
Incidencias: Partido correspondiente a la 33 jornada de La Liga disputado en el Estadio Municipal de Balaídos.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

vigo

televisión

obras

vigo en festas

  • Últimas noticias

  • Más leído