22072019Lun
Última edición: Dom, 21 Jul 2019 2pm

Celta-Almería (0-1)

La maldición del gol ahoga de nuevo al Celta

Un regalo de Fontás y el gafe de cara a portería celeste fueron las causas de la derrota ante el Almería en un partido en el que incluso Nolito falló un penalti

19 Diciembre 2014 por
Valora este artículo
(1 Voto)
Santi Mina volvió a ser titular ante el Almería tras su buen partido ante Las Palmas. / Foto: Marta Grande Santi Mina volvió a ser titular ante el Almería tras su buen partido ante Las Palmas. / Foto: Marta Grande

El Celta está maldito, no hay otra explicación plausible. Ya no marca ni de penalti. Su sequía, la mayor ya de toda su historia, y un regalo de Fontás en la primera mitad fueron las causas de una derrota que es la quinta consecutiva en Liga. Nolito pudo marcar el empate, pero falló una pena máxima. Los celestes volvieron a tener el dominio del esférico y se volvieron a estrellar contra su falta de ideas. La recuperación se aplaza hasta 2015. El buen inicio de temporada se difumina. Preocupante, muy preocupante.

Eduardo Berizzo decidió dar la oportunidad a Santi Mina y Charles en la búsqueda del gol que tanto se le está resistiendo al Celta en Liga. Larrivey, tras sus polémicas declaraciones, y Nolito, con molestias, tuvieron que esperar su oportunidad en el banquillo. Además, volvió Radoja al pivote y Cabral regresó para ser el acompañante de Fontás en el eje de la defensa.

El Celta saltó al césped de Balaídos con la intención de refrendar la mejoría ofensiva experimentada en Copa. La idea era clara: intentar avasallar a un rival inferior que navegaba en un mar de dudas. Pero este arreón inicial no dio sus frutos. El dominio celeste, como en los últimos partidos, volvió a ser inane. Los celestes tocaban sin apenas profundidad, buscando sin llegar a encontrar a Santi Mina en la banda izquierda. El canterano por fin apareció en el minuto 8, envió un buen pase a Charles, que tras el control se dio la vuelta para enviar el balón al segundo palo. Orellana le pegó de primeras, pero su remate se fue alto.

El Almería estaba bien resguardado atrás. Esperaba su oportunidad. Y esta llegó pasado el cuarto de hora en una contra. Edgar, tras un córner a favor del Celta, encontró un pasillo por la banda izquierda de la defensa céltica. Tras la galopada, envió el balón al área. Fontás se equivocó al intentar ceder el balón con el pecho a Sergio y lo envió en dirección a la portería. Hemed, casi en línea de gol, mandó el esférico a la red. El Celta, a pesar de su aplastante dominio, estaba por detrás en el marcador por culpa de una concatenación de erorres absurdos.

A partir de este golpe, en Balaídos se representó la misma tragedia que en anteriores partidos. Los celestes buscaban huecos en la defensa de un equipo bien pertrechado atrás, pero las ideas brillaban por su ausencia. La movilidad de Charles y las ganas de Santi Mina no eran suficientes.

Cabral tuvo la oportunidad más clara de la primera mitad. Fue a balón parado. El central argentino buscó la escuadra con un portentoso testarazo. El meta del Almería, Julián Cuesta, despejó a córner con las dos manos. La escasa fortuna de los celestes de cara al gol está coincidiendo también con una serie de arbitrajes poco favorables. Este viernes, Gil Manzano le escamoteó un penalti a favor a los vigueses. Orellana fue derribado por Dubarbier sin que la acción fuese castigada por el colegiado.

El inicio de la segunda mitad sirvió para poner en evidencia las dudas de Berizzo. El técnico decidió que Fontás pasase a la posición de pivote y que Radoja actuase de central. El extraño experimento duró poco, ya que a los ocho minutos decidió sustituir al serbio, muy gris durante todo el encuentro, por Álex López. Llegaron entonces los mejores momentos del Celta, que ya había superado su peor racha de minutos sin marcar. Orellana estrelló el balón en el poste en un lanzamiento de falta y, poco después, también estuvo a punto de marcar Krohn-Dehli. El conjunto celeste parecía más incisivo y Berizzo añadió más madera introduciendo en el campo a Nolito.

Pero el Celta está gafado. No hay otra explicación posible.Orellana volvió a caer en el área, esta vez deribado por Zongo, y Gil Manzano, al contrario de lo que ocurrió en la primera parte, señaló penalti. Balaídos respiró, se iba a acabar la sequía. Sin embargo, la magnitud del mal fario céltico es mucho mayor de lo razonable. Nolito falló la pena máxima. Julián Cuesta adivinó su lanzamiento.

La impotencia celeste era tremenda. Y el Almería pudo hacer sangre, pero Sergio le ganó la partida en un mano a mano a Thievy a un cuarto de hora para el final. El Celta siguió intentando lo de siempre. El partido cada vez se parecía más al que perdió ante el Eibar. Volaban los centros y se acrecentaba la ansiedad. Larrivey fue llamado a filas. Pero tampoco él era la solución. Era imposible encontrar el camino hacia la portería del Almería y el partido acabó con una marca sonrojante para los de Berizzo: 576 minutos sin marcar. Una pesadilla.

 

Celta: Sergio Álvarez; Hugo Mallo, Cabral, Fontás, Jonny; Radoja (Álex López, min. 53), Krohn-Dehli, Augusto Fernández; Orellana, Santi Mina (Nolito, min. 66) y Charles (Larrivey, min 81).
Almería: Julián Cuesta; Ximo Navarro, Trujillo, Dubarbier; Verza, Thomas, Jonathan Zongo (Thievy, min. 75), Edgar (Mauro dos Santos, min. 85), Corona (Quique, min. 93); Hemed.
Gol: 0-1, min. 16: Hemed.
Árbitro: Jesús Gil Manzano (colegio extremeño). Mostró tarjeta amarilla a los jugadores del Celta Augusto Fernández, Fontás, Orellana, Nolito, Santi Mina y Charles; y a los del Almería Julián Cuesta, Dubarbier, Ximo Navarro y Hemed.
Incidencias: Encuentro correspondiente a la 16ª jornada de Liga de Primera División disputado en el estadio de Balaídos ante unos 15.000 espectadores.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

vigo en festas 2019

vigo

  • Últimas noticias

  • Más leído