Imprimir esta página

Penalti indirecto

Sancionados por imitar (sin éxito) el penalti de Messi y Suárez contra el Celta

Vélez y Aponzá, dos jugadores colombianos de un equipo peruano, fallaron una pena máxima tras decidir lanzarla de manera indirecta y serán castigados por su club

27 Julio 2016 por
Valora este artículo
(3 votos)
Jonny y Hugo Mallo, tras encajar un gol en aquel partido ante el Barcelona. / Foto: LFP Jonny y Hugo Mallo, tras encajar un gol en aquel partido ante el Barcelona. / Foto: LFP

Primera división de fútbol Perú. El partido entre el Alianza Atlético de Sullana y el Sport Huancayo marchaba empatado en el minuto 63 (0-0), cuando el árbitro señaló penalti a favor del equipo local. Era una oportunidad inmejorable para lograr tres puntos ante un rival directo que le permitiría escalar en la tabla. Todo estaba de cara, pero a Juan Guillermo Vélez y a Robinson Aponzá se le ocurrió la disparatada idea de imitar lo que hicieron Messi y Luis Suárez el pasado mes de febrero en un partido ante el Celta.

Sí. Estos dos jugadores colombianos se atrevieron a lanzar el penalti de forma indirecta. Vélez se asignó el papel de Messi y le pasó el balón a su compañero, en vez de tirar a puerta. Aponzá, por su parte, no se mostró tan acertado como Luis Suárez y, llegando desde atrás, armó un disparo que se estrelló en el palo. Estos dos futbolistas descubrieron que la línea que separa la genialidad del ridículo es muy fina.

Esta jugada no solo les ha valido ser objeto de mofa en medio mundo, sino que también les costará una sanción. Y es que, como hemos dicho, el partido era importante para el Alianza Atlético y por culpa de este fallo acabó con empate a cero.

Su entrenador, el uruguayo Gustavo Roverano, confirmó que ambos jugadores no disputarán el próximo encuentro -aunque no serán apartados del equipo- y también tendrán que pagar una multa. "Hay una sanción con ellos, pero no es una exclusión del equipo. Es una sanción deportiva y económica", explicó.

Lo que más ha enfadado a Roverano es que la jugada no fue entrenada, por lo que las posibilidades de éxito eran menores. "Yo creo que es una irresponsabilidad, porque para patear así es algo que debe estar preparado y aprobado por el entrenador", dijo. Además, reconoce que la temeridad es mayor al decidir lanzar un penalti así cuando el partido marchaba empatado, pero asegura que si el marcador fuese favorable en aquel momento también se hubiese enfadado. "El hecho de que no fue gol disgusta más, pero evidentemente que si el resultado era otro, la molestia mía habría sido igual", señaló Roverano.

El pasado 14 de febrero, Leo Messi y Luis Suárez no fueron tan osados como Vélez y Aponzá. Y es que su penalti indirecto, que dio la vuelta al mundo, se produjo cuando el Barcelona goleaba ya al Celta. Esta jugada, celebrada por muchos, causó cierta indignación en el celtismo, al considerarla una falta de respeto. No obstante, tanto Berizzo como sus jugadores quisieron quitarle importancia a la acción.

Inicia sesión para enviar comentarios