24102017Mar
Última edición: Mar, 24 Oct 2017 12pm

Praga es, sin lugar a dudas, una de las ciudades más fascinantes de Europa. Su composición actual surgió de la unión de cinco ciudades independientes, representadas por sus principales barrios históricos, y su columna vertebral, el río Moldava, que atraviesa la ciudad de sur a norte con un pronunciado meandro en el este, regala una de las mejores estampas a uno de los enclaves más bellos del viejo continente.

Berlín es una ciudad difícil de definir; multicultural, bohemia, alternativa, reconfortante o estridente, pero, en definitiva, una gran capital que no se puede pasar por alto dentro de las más interesantes de Europa. Nuestro bolsillo tampoco se resentirá mucho, pues Berlín no es una ciudad cara en comparación con otras muchas urbes alemanas.

Al noroeste de Francia se encuentra la región de Alsacia-Lorena, una región genuina disputada durante tiempo a Alemania y que conserva esa marcada influencia renana, fácil de apreciar en su arquitectura y sus costumbres.

La ciudad de Estocolmo surge de una pequeña isla donde al agua del Báltico se encuentra con la del lago Malären. Uno de los encantos de la capital sueca consiste en que por todas partes penetran en la ciudad brazos de agua, lo que hace que cuente con múltiples puentes para unir todo su territorio.

La capital de Dinamarca es la primera ciudad con que se topa uno cuando llega a las puertas de Escandinavia. Una gran ciudad que, sin embargo, goza de un nivel de bienestar y tranquilidad difícil de encontrar en otras urbes con similar densidad demográfica.

incendios forestales

entrevista: greenpeace

vigo

  • Últimas noticias

  • Más leído