26052017Vie
Última edición: Vie, 26 May 2017 12pm

El Celta despidió la Liga con un empate y con un gol con una dedicatoria muy especial. Y es que Iago Aspas tras marcar su tanto de penalti se fue corriendo hacia el banquillo para celebrarlo con Eduardo Berizzo, en el que era el último partido del técnico argentino en el banquillo celeste. La Real empató a diez minutos para el final, Hjulsager, con un auténtico golazo, hizo el 2-1 y Juanmi marcó el 2-2 en el descanso. Tras el encuentro, el público y los jugadores le brindaron un emotivo homenaje a Berizzo.

En las últimas semanas de la temporada 2013/14, el Celta se encontró con un serio problema. Su entrenador, Luis Enrique Martínez, fue el elegido para sentarse en el banquillo del Barcelona y parecía que un proyecto que apuntaba alto se desmoronaba. El club buscó un recambio de garantías y tras barajar el nombre de varios técnicos se optó por un viejo conocido que no contaba con experiencia en Europa: Eduardo Berizzo, al que ya se le empieza a añorar en Vigo.

El Celta honró al fútbol este miércoles en Balaídos al plantarle cara al Real Madrid y jugarle de tú a tú. Pero los celestes acabaron encajando una injusta goleada debido a la inspiración de Cristiano Ronaldo y a la bochornosa actuación del colegiado Martínez Munuera. Los blancos, con este triunfo tan abultado, prácticamente sentencia la Liga.

Se está acabando una temporada mágica, una temporada que será recordada como una de las mejores de la historia del Celta, una temporada en la que el celtismo disfrutó, vibró, soñó, se emocionó y lloró con su equipo, una temporada en la que el fútbol fue cruel y los de Berizzo se quedaron a las puertas de dos finales. Pero aún quedan dos partidos más antes de bajar el telón. Y el de este miércoles, a pesar de que los celestes no se jueguen nada, es un partido grande porque llega a Vigo el Real Madrid.

Esta historia comienza el 2 de octubre de 2015. Aquel día, el Defensor Sporting Club uruguayo recibía en su estadio al Lanús argentino. Era el partido de vuelta de los octavos de la Copa Sudamericana. Tras el 0-0 de la ida, el marcador tampoco se movió en el Estadio Luis Franzini. Los penaltis debían decidir qué equipo avanzaba a cuartos. El Defensor marcó su primer lanzamiento, el Lanús falló el suyo. A partir de aquí, nadie erró. 4-3, si marcaban los uruguayos, estarían en la siguiente ronda. Y el encargado de lanzar (y convertir) este penalti decisivo fue un "inconsciente" de 19 años llamado Maximiliano Gómez.

banner reciclaje b FCC 2017

tráfico

tráfico

una imagen de vigo

  • Finca Guadalupe
    Finca Guadalupe Esta finca se llama “Guadalupe”, tal como reza en su gran portalón de entrada. Está ubicada en la Avenida de La Florida de la ciudad de Vigo, y el crecimiento urbano la va envolviendo.
    Leer más...

sucesos

  • Últimas noticias

  • Más leído